Vayamos juntos al gimnasio


Actualmente está de moda tener una vida saludable, participar en carreras, vivir una vida "fitness" y hacer muchas cosas por mantener una vida activa, pero hoy te quiero enseñar que no siempre se trata del hacer, es más importante el ser, porque eso te define...
Dios anhela que nos ejercitemos espiritualmente, y quise unir todo y llamarlo "Gimnasio Espiritual":

- Para ejercitar tus pensamientos, está la zona "Fortaleciendo la Fe". 
En esta zona pondrás en practica la fe, cada día de tu vida es diferente, y muchas veces se te presentan obstáculos, estos ayudarán a fortalecer tu fe, así que debes estar muy atento y tener una Fe firme y fortalecida. 

- Pon en forma tu corazón en la zona "LEMMA"
La L: LeerE: Estudiar, M: Meditar, M: MemorizarA: Aplicar. Todo se refiere a la Biblia, Como seguidores de Jesús es super bueno que podamos aprender cada día más acerca de la Palabra de Dios, ya que ella es nuestra ARMA, con la que podremos pelear en momentos de dificultad, fortalecernos en medio del desanimo... Pero también nos da instrucciones para tener una vida que agrade a Jesús. Cada día recuerda ir a la zona LEMMA.

- Ejercita tus muslos en la zona "Llevando el mensaje".
Aquí podrás ejercitarte compartiendo a Jesús. Fuiste escogido para llevar su mensaje a los que se encuentran a tu alrededor, y a personas que están un poco lejos de ti. 

- Fortalece tus rodillas en la zona "La Conversación directa".
La oración es vital y sumamente importante, su función es estar en comunión con el Padre en todo tiempo. No siempre tienes que hacerlo de rodillas, solo es una expresión de respeto y exaltación a Él. Puedes hablar con Dios en todo momento y lugar.

- Entrena tus manos en la zona "Ayudando a otros".
Dios quiere que puedas compartir con otros lo que Él te ha permitido tener, pero no creas que solo es lo material. Para ayudar a otros puedes dar un consejo, escuchar o brindar tu mano para levantar a esa persona de la situación en la que se encuentra. 
Ocúpate más por el SER que por el HACER. Muchas veces nos encontramos tan enfocados en hacer cosas que realmente no perduran, en cambio, disfrutar de una íntima relación con Dios en medio de toda circunstancia, es aprender a hacer lo único que nos es necesario, esa parte que nunca nos será quitada!


por Amy Mery

0 comentarios