Un carácter transformado



Imagino que alguna vez has escuchado "esa persona tiene mal carácter" ó "aquel tiene carácter fuerte", de niña lo escuchaba mucho cuando se referían a los maestros de la escuela, y no entendí que significaba el carácter hasta mucho tiempo después...
El carácter engloba nuestras emociones, experiencias vividas, nuestra mente... todo lo que somos y hemos vivido ha formado el carácter que ahora tenemos, un Pastor que me hablaba del carácter, lo definió en una sola palabra: SER.
Pero, ¿ese carácter puede cambiar? Si, pero nosotros no lo podemos cambiar, solo con la ayuda de Dios, quién puede transformarlo.

Su belleza debe venir del corazón, del interior de su ser, porque la belleza que no se echa a perder es la de un espíritu suave y tranquilo, valioso ante los ojos de Dios.
1 Pedro 3:4  (PDT)

Lo que hay en tu corazón, a Dios le importa mucho, y es lo que reflejas cuando hablas y con cada una de tus acciones, y ese es el carácter. 

Dios puede transformar tu caracter

1. Crece.
Él quiere que te acerques a su presencia, que tengas ese querer de conocerle, aprender de lo que quiere para ti. Al estar en comunión con él, comenzarás a crecer. En ese crecimiento Dios te hará saber esas debilidades que tienes, y te irá transformando.

2. No todo es teoría.
Es bueno que sepas lo que Dios dice en su palabra (la Biblia) acerca del carácter, pero es importante poner en práctica lo que has aprendido, porque la práctica será tu diario vivir, allí Dios te pondrá a prueba, y quedará de tu parte tomar las decisiones correctas. Al superar cada prueba y tentación con éxito (Santiago 1.2-4), comenzarás a tener un carácter de calidad.

Ya sabes que Dios puede cambiar tu carácter, pero también depende de las decisiones que tomes. Procura que tu meta sea tener un carácter como el de Cristo.

De este modo, todos llegaremos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a una humanidad perfecta que se conforme a la plena estatura de Cristo.
Efesios 3.13 (NVI)

por Amy Mery

0 comentarios