Cuando es necesario esperar


Anteriormente ya he escrito acerca de “esperar y tener paciencia”, pero durante este tiempo Jesús ha estado trabajando eso en mí y ha sido un proceso en el que he tenido que aprender a esperar. Si estás actualmente en una sala de espera, te invito a seguir leyendo y sabrás que he hecho durante este tiempo...

He estado viviendo un proceso estos últimos meses, el cual quería llevarlo a mi ritmo y al principio así fue. Creí que estaba haciendo todo a la perfección, que estaba yéndome de maravilla, seguía el consejo de mi mentora y pensé que al hacer todo rápido, las cosas se darían como yo quería, pero llegó un momento en el que Dios se colocó frente a mí diciéndome que debía parar y llevar las cosas con calma.
No sé cómo te habla Dios, pero últimamente él me ha hablado de una forma muy tangible. Aquella semana le había pedido que me mostrara qué hacer ante tal proceso, no sabía cómo proseguir ya que me di cuenta que estaba avanzando sin fijarme si esa era la manera en la que Dios quería que manejara las cosas. Justo el domingo de aquella semana, estando en la iglesia, Él me habló y me dijo que debía esperar, que aún no era el tiempo para seguir dándole forma a aquello que tanto deseaba, que luego de cambiar ciertos aspectos de mi corazón, podría avanzar.

Al saber eso, reflexioné y recordé que Dios trabaja con nosotros incluso en la espera. Tal vez no sabes cual es ese propósito específico que Dios tiene para ti, puede ser que aún no logras saber cual es la decisión correcta, si estás estudiando la carrera adecuada, si esa persona es la que Dios tiene para ti… Realmente no sé qué estás esperando en este momento, pero te cuento que sigo aprendiendo que las esperas de Dios requieren de nuestro accionar.

Aguarda a Jehová; Esfuérzate, y aliéntese tu corazón; Sí, espera a Jehová.

Salmos 27:14

Ese versículo dice que debemos esforzarnos, eso quiere decir que hay algo que debemos hacer, si bien, El Espíritu Santo sigue trabajando en nuestro corazón, es importante actuar.




En primer lugar, ten en cuenta que no debes dormirte, carga tus energías y esfuérzate, porque hay trabajo que hacer.
Hace poco escuché a alguien decir "así como un niño sabe identificar la voz de su madre cuando ella le habla, también como hijos de Dios debemos saber identificar su voz, y para eso hay que conocerlo". Si no sabes que decisión tomar ante aquella situación que estás viviendo, ten en cuenta que es necesario conocer a tu Creador, al conocerlo, sabes identificar su voz y mientras más cerca estás de él, lo escucharás de manera más clara. Además, todo lo que viene de Dios, trae paz al corazón, eso es algo que siempre dice mi Mamá, y lo he verificado durante estos años de vida.

En segundo lugar, la espera requiere dominio propio. No sabes lo difícil que fue para mí tener límites conmigo misma. Dejar de lado actitudes que estaba teniendo que me impedían avanzar de la manera que Jesús quería, pero aunque a veces se nos hace difícil tomar distancia, dejar de hacer ciertas cosas, alejarnos de personas, cambiar de rumbo, es necesario para que de esta manera sigamos creciendo en Cristo.
Él te dio poder, amor y dominio propio y no te dejará vivir alguna situación que no puedas manejar, en ti puso la fuerza y el valor y si tienes a su Espíritu Santo, él te seguirá animando y guiando en todo tiempo.


En tercer lugar, la espera te hace crecer. Nada sucede en vano, para Dios las casualidades no existen, todo sucede por un propósito y si no es hecho por Dios, él lo permite. Durante la espera, mantén tu mente enfocada, sabiendo que él cuida cada detalle de tu vida y permanece aunque las cosas no salgan de la mejor forma. También es importante abrir tu corazón, seguro hay cosas que reparar y al dejarlo en las manos del Señor, habrán cambios que serán buenos para ti, seguro tendrás que dejar hábitos, pero de eso se trata la vida de un seguidor de Jesús, de una constante santificación en donde cada día él va trabajando en nosotros, y de manera simultánea, nosotros también ponemos de nuestra parte, siendo obedientes a su Palabra y perseverantes en lo que él nos pide hacer.


Espero que durante esta espera te acerques más a Jesús y logres llegar a la meta, habiendo sido preparado durante este tiempo.


por Amy Mery

0 comentarios